Fenavi

Navegando la Complejidad: Claves para la Banca venezolana en 2024

José Grasso Vecchio.- En un contexto financiero desafiante como el que enfrenta la banca venezolana, es crucial identificar estrategias claras para mejorar su desempeño y fortalecer su posición en el mercado en el año 2024.

La banca venezolana debe buscar innovaciones y enfoques diferenciados para sobresalir en el mercado. En este sentido, las siguientes acciones serian un buen punto de partida: Mejorar la eficiencia en costos: La eficiencia administrativa es un indicador clave para evaluar el desempeño y la salud financiera de los bancos. Esta medida proporciona información vital sobre la capacidad de una institución financiera para utilizar sus recursos de manera eficiente y maximizar su rentabilidad. Cuando se le mide por la proporción de los ingresos propios de la actividad bancaria (ingresos financieros) que se consumen en gastos de transformación, en esta materia, el sistema bancario venezolano, tiene muchas oportunidades para mejoras. Es importante mantener la eficiencia administrativa bajo control: las razones de peso son las siguientes:

Rentabilidad: Los bancos eficientes pueden generar mayores beneficios al minimizar los costos y maximizar los ingresos lo que contribuye directamente a la rentabilidad sostenible de un banco.

Competitividad: En un entorno bancario cada vez más competitivo, la eficiencia administrativa puede ser un factor diferenciador clave. Los bancos eficientes pueden ofrecer productos y servicios a precios más competitivos, lo que les permite ganar y retener clientes.

Resiliencia Financiera: La eficiencia administrativa ayuda a los bancos a mantenerse financieramente sólidos y preparados para hacer frente a los desafíos económicos y regulatorios y permite navegar por períodos complejos con mayor facilidad.

Aprovechar la flexibilización de sanciones para explorar la atención de las finanzas verdes: Las finanzas verdes, también conocidas como finanzas sostenibles o finanzas éticas. Participación en iniciativas de financiamiento sostenibles y educación de prácticas financieras sostenibles. Sobre este interesante tema y las oportunidades con bancos de desarrollo, hablaremos en otra entrega.

Financiar el consumo de sus clientes con productos de pago diferido: Los bancos venezolanos deben retomar la iniciativa en el desarrollo y aplicación del financiamiento al consumo conocido como “compre ahora y pague después” ofrecido por muchos bancos y entidades financieras en todo el mundo a través de diferentes productos financieros, como tarjetas de crédito, líneas de crédito y préstamos con pago postergado. Allí hay un enorme mundo de necesidades insatisfechas de financiamiento y un excelente negocio. En líneas generales la actividad crediticia debe robustecerse de manera progresiva.

Diferenciarse: Las entidades financieras tienden a replicar modelos de negocios y estructuras institucionales similares, ello plantea desafíos significativos. Esta falta de diferenciación y diversificación entre los bancos viene desde el nacimiento de la banca ya que, desde siempre, tan pronto un producto o servicio nuevo sale al mercado, es copiado y muchas veces mejorado por la competencia, lo que nos indica que el factor diferenciador debe ser la calidad del servicio que asegure la mejor experiencia del cliente y luego innovación, innovación y más innovación como un factor clave de diferenciación.

Es fundamental para la banca venezolana buscar la diversificación y la diferenciación en sus productos, servicios y enfoques comerciales, a fin de brindar un mayor valor y satisfacer las necesidades diversas de la población y que no quede ningún segmento desatendido.

En definitiva, para ser competitivos, los bancos deberán: Implementar soluciones tecnológicas avanzadas donde la inteligencia artificial y el análisis de datos, agilizarán procesos y mejorarán la experiencia del cliente. Revisar y mejorar continuamente los procesos internos para eliminar reprocesos que causan pérdida de tiempo, costos e insatisfacción del cliente, reducir costos operativos y acelerar la toma de decisiones. Ofrecer servicios personalizados y canales de atención eficientes. Innovar con productos financieros, adaptados a las necesidades cambiantes del mercado y de cada segmento. Implementar las mejores prácticas de gestión de riesgos para garantizar la estabilidad financiera y cumplimiento de regulaciones. Buscar oportunidades con fintechs para acceder a nuevas tecnologías y mejorar la rapidez en el lanzamiento de nuevos servicios. Finalmente, y no menos importante, invertir en la formación del personal para asegurar dominio en las tendencias de la industria bancaria y en eficiencia operativa.

La banca venezolana se encuentra en un momento interesante que requiere la adopción de estrategias innovadoras y diferenciadas para fortalecer su desempeño en el año 2024 y más allá. Con lograr diversificación, diferenciación, sostenibilidad y especialización, la banca venezolana podrá posicionarse para ofrecer soluciones más eficaces, atender las necesidades cambiantes de la población y contribuir al desarrollo económico del país en el futuro.

 

@josegrasso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *