Fenavi

En 2023 se consolidó el proceso de recuperación del sector agrícola

Insisten en que se precisa una inversión mínima de $1.500 millones en 2024

  • Diario El Universal

04/02/2024 07:03 am

Magaly Pérez
EL UNIVERSAL
La Confederación de Asociaciones de Productores Agropecuarios de Venezuela (Fedeagro) considera que 2023 fue el año en el cual se consolidó el proceso de recuperación del sector agrícola iniciado en 2020.
El presidente del gremio agrícola, Celso Fantinel, sostiene que, a pesar de las adversidades climáticas, estructurales y de tipo financiero, sobre todo en lo relativo a la entrega de créditos para financiamiento, se evidenció esta recuperación en la producción de rubros esenciales para la dieta del venezolano como maíz blanco y amarillo, arroz, caña de azúcar y café.
En cuanto a la producción de hortalizas y frutas, indicó que hasta ahora persiste un problema de oferta y demanda y de bajo consumo debido, principalmente, al poco poder adquisitivo del venezolano.
“Se nota que escogen comer otras cosas y muchas de las hortalizas se pierden en la cadena de suministros, y se pierden en campo también, y eso es debido al bajo poder de compra del venezolano”, sentenció.

Inversión sostenida
Para Fantinel, aunque han sido tres años consecutivos de recuperación, el gremio agrario insiste en que para incrementar la producción se debe hacer una inversión de 1.500 millones de dólares en 2024, e invertir más recursos en este sector al menos por cinco años consecutivos.
Explicó que con ese monto en financiamiento, el sector agrícola “podría despegar y volver a ser lo que era en los años 2008, 2009 y 2010, época en la que abastecíamos 77% del consumo nacional”, apuntó.
Agregó que, además, con esto disminuirían las importaciones de productos alimentarios y, posiblemente, se limitarían las compras en el exterior a la importación de trigo solamente.
“Ahora estamos importando más de tres mil millones de dólares en alimentos y materias primas. Eso quiere decir que haciendo esas inversiones estaríamos ahorrándonos casi 90% de este gasto y eso generaría riqueza y economía en nuestro país”, apuntó Fantinel.
Por su parte, el presidente del Instituto Venezolano de la Leche y la Carne, Invelecar, Carlos Odoardo Albornoz, precisó que, en cifras, la superficie cultivada de maíz se aproximó a las 340 mil hectáreas, una cifra significativa.
Destacó que hay que tomar en cuenta que más del 90% de esa área es financiada por pulmón propio del sector privado, eso es una proeza de las que no existen referencias. “En ninguna parte del mundo los productores agropecuarios han financiado más de 300 mil hectáreas de su peculio, haciendo inversiones en las condiciones que tiene Venezuela”, añadió.

El financiamiento
Sin embargo, el panorama luce complicado con respecto al financiamiento, bajo las consideraciones de Albornoz, quien indicó que, a través de la banca, el financiamiento es insuficiente.
“Es muy poco lo que se puede avanzar, lamentablemente los pocos financiamientos que se están dando se otorgan a productores de alta escala, no a los pequeños. Es decir, que a medida que la unidad de producción es más pequeña o de menor área, hay menos acceso a financiamiento”, dijo el titular del Invelecar.
Pero, a pesar de esto, aseveró que la producción agrícola se ha recuperado tras alcanzar niveles mínimos de caídas durante unos 30 trimestres.

Variables adversas
El representante del gremio agrícola, Celso Fantinel, apuntó que hay incertidumbre debido a que en 2023 la economía del país cerró con resultados adversos en otros sectores productivos, aunque el sector de alimentos fue uno de los mejores posicionados.
También indicó que temas estructurales y de servicios jugarán en contra, entre ellos la escasez de diésel, dificultades en el suministro energético, el tema de infraestructura. “Pero creemos que nosotros los productores estamos obligados a seguir trabajando, a seguir sembrando, porque eso es lo que sabemos hacer”, dijo.
El empresario agrícola apuntó que el tema climático es otra de las variables de peso. “Hemos visto regiones donde llueve mucho, regiones donde hay mucha sequía, de manera que tener soberanía agroalimentaria para los venezolanos es importante y eso lo entendemos en Fedeagro, por eso estamos haciendo un gran esfuerzo en producir alimentos”.
Igualmente, “sabemos que muchas materias primas han bajado, en el mundo nos hacen una competencia desleal porque entran sin aranceles y sin IVA al país”, añadió Fantinel.

Plan agrícola
Por su parte, el ministro de Agricultura y Tierra, Wilmar Castro Soteldo, anunció el Plan Agrícola que prevé implementar el gobierno durante 2024, en el cual estiman la producción de más de 23 millones de toneladas de materia prima.
El titular de Agricultura indicó que el país deberá avanzar “con una producción de 23 millones 813 mil 766 toneladas de materia prima para la industria y el consumo fresco del país”.
Explicó que la materia prima está distribuida en un 25% en el sector animal y un 75% en el sector vegetal, explica la publicación.
Con esto, el gobierno nacional estima un área de cultivo de 12 millones 477 mil 834 hectáreas, “de las cuales se aprovecharán 2 millones 669 mil 046 para el sector agrícola y nueve millones 808 mil 788 para el sector ganadero”.
Se alcanzó récord en Suramérica con leguminosas
Para el presidente de Fedeagro, Celso Fantinel, en el rubro de leguminosas se ha batido récord en Suramérica, “ya que en cuatro años nos posicionamos con el frijol chino para exportación. Arrancamos hace cinco años, y en 2022-2023 exportamos más de 50 mil toneladas; en 2021-2022, 74 mil toneladas, y se prevé que para este año serán unas 45 mil toneladas y 10 mil toneladas de ajonjolí”.
En el caso del maní manifestó que hoy no pasan de tres mil hectáreas de siembra. Recordó que hace 15 años, sobre todo en El Tigre, estado Anzoátegui, se contaba con unas 15 mil hectáreas de siembra para el maní, ahora en los campos venezolanos se ven muy pocas siembras de este producto.
El dirigente agrícola indicó que “tenemos los terrenos, el agua y los productores, lo que hace falta es que se generen políticas desde el Estado que afiancen la producción de estos rubros, porque si vienen otros inversionistas de afuera y quieren sembrar en una zona geográfica de Venezuela les será difícil”.
Si los productores venezolanos, estando aquí, nos tardamos hasta 30 años en desarrollar nuestras unidades de producción y ser productivos, “es difícil imaginar lo que le costará a productores que vienen de otras latitudes; primero deben conocer el país, el tema de la periodicidad de las lluvias y la calidad de las tierras, entre otros factores”, dijo Fantinel.
Aquí tenemos las tierras que pueden ser de uso agrícola, pero 70% no están aptas de primera mano para la siembra agrícola, hay que trabajarlas y encalarlas, acotó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *