Fenavi

El ejercicio aumenta el volumen cerebral y puede frenar el deterioro de la memoria

Salud.- Hacer ejercicio durante 25 minutos a la semana, o menos de cuatro minutos al día, podría ayudarnos a fortalecer el cerebro y mejorar nuestra capacidad de pensar a medida que envejecemos.
Un nuevo estudio, en el que se escanearon los cerebros de más de 10.000 personas sanas de entre 18 y 97 años, descubrió que los que caminaban, nadaban, montaban en bicicleta o hacían ejercicio moderado durante 25 minutos a la semana tenían cerebros más grandes que los que no lo hacían, independientemente de su edad.

Un cerebro más grande suele significar un cerebro más sano

Artículos Destacados00:4101:12Villa de Esperanza 200 enSanJoaquín no cuentaconlosservicios básicos

Las diferencias eran más pronunciadas en las partes del cerebro relacionadas con el pensamiento y la memoria, que suelen reducirse con la edad y contribuyen al riesgo de deterioro cognitivo y demencia.
Se trata de un hallazgo emocionante que refuerza la idea de que la actividad física puede ayudar a mantener el volumen cerebral a lo largo de toda la vida”, afirmó David Raichlen, catedrático de Ciencias Biológicas y Antropología de la Universidad del Sur de California. Estudia la salud cerebral, pero no participó en el nuevo estudio.

Los resultados también tienen implicaciones prácticas, sobre qué tipos de ejercicio parecen ser los mejores para la salud de nuestro cerebro y la cantidad de ejercicio que realmente necesitamos.

Poco ejercicio, mucho cerebro
“Nos preguntamos qué ocurriría si eligiéramos un umbral de ejercicio muy bajo”, explicó Cyrus A. Raji, profesor asociado de la Universidad de Harvard. Raji, profesor asociado de radiología y neurología de la Universidad de Washington en San Luis, que dirigió el nuevo estudio.

Él y sus colegas eran muy conscientes de que el ejercicio es bueno para el cerebro, sobre todo a medida que envejecemos. Las personas mayores físicamente activas tienen muchas menos probabilidades que las sedentarias de desarrollar la enfermedad de Alzheimer u otros tipos de pérdida de memoria y deterioro cognitivo.

Pero también sabía que en el mundo real pocas personas hacen mucho ejercicio. “Se dice que hay que dar 10.000 pasos al día o 150 minutos a la semana. Pero es muy difícil alcanzar” esos objetivos.

Él y sus colegas se preguntaban si menos ejercicio -incluso mucho menos- ayudaría a construir cerebros más sanos.

¿Qué tal, por ejemplo, 25 minutos de ejercicio a la semana, una sexta parte de los 150 minutos recomendados en la mayoría de las directrices formales de ejercicio? “Parecía una cantidad asequible para la mayoría de la gente”, afirmó Raji. Pero, ¿tendría efectos en el cerebro?

10.125 escáneres cerebrales
Él y sus colegas recurrieron a los escáneres cerebrales existentes de 10.125 adultos de todas las edades, en su mayoría sanos, que habían acudido al centro médico universitario para someterse a pruebas diagnósticas. De antemano, estos pacientes habían facilitado información sobre su historial médico y la frecuencia e intensidad del ejercicio que habían practicado en las últimas dos semanas.

Los investigadores los dividieron entre los que habían hecho ejercicio durante al menos 25 minutos a la semana y los que no.

Luego, con ayuda de inteligencia artificial, empezaron a comparar los escáneres y los hábitos de ejercicio, buscando diferencias en el volumen cerebral, es decir, cuánto espacio ocupan el cerebro y sus partes constituyentes. Un mayor volumen suele ser deseable.

Rápidamente, surgió un patrón claro. Los hombres y mujeres de cualquier edad que hacían ejercicio al menos 25 minutos a la semana mostraban un volumen cerebral mayor que los que no lo hacían. Las diferencias no eran enormes, pero sí significativas, según Raji, sobre todo cuando los investigadores analizaron el interior del órgano.

Descubrieron que los que hacían ejercicio tenían más volumen en todos los tipos de tejido cerebral, incluida la materia gris, formada por neuronas, y la materia blanca, la infraestructura de cableado del cerebro, que sostiene y conecta las células pensantes.

En términos más granulares, los que hacían ejercicio tendían a tener un hipocampo más grande, una parte del cerebro esencial para la memoria y el pensamiento. Suele encogerse y arrugarse con la edad, lo que afecta a nuestra capacidad de razonar y recordar.

También mostraban lóbulos frontales, parietales y occipitales más grandes, lo que, en conjunto, indica un cerebro sano y robusto.

El ejercicio moderado es mejor para el cerebro

“Fue sorprendente y alentador” ver efectos tan generalizados en los cerebros de personas que hacían tan poco ejercicio, dijo Raji. Por supuesto, este estudio era asociativo, lo que significa que mostraba vínculos entre el ejercicio y la salud cerebral, pero no que el ejercicio fuera necesariamente la causa de las mejoras. Por tanto, es posible que intervinieran otros factores genéticos o de estilo de vida, o que a las personas con cerebros grandes simplemente les gustara el ejercicio.

Pero dado el número de exploraciones y el amplio rango de edad, Raji cree que los efectos del ejercicio en el cerebro de las personas eran reales y directos, y que ayudarían a mantener nuestra capacidad de pensar bien a medida que envejecemos.

A partir de este estudio es imposible determinar con exactitud cómo el ejercicio puede alterar el cerebro. Pero Raji y sus colegas creen que el ejercicio reduce la inflamación en el cerebro y también fomenta la liberación de diversas sustancias neuroquímicas que promueven la creación de nuevas células cerebrales y vasos sanguíneos.

En efecto, el ejercicio parece ayudar a crear y almacenar una “reserva estructural del cerebro”, un colchón de células y materia adicionales que podría protegernos en cierta medida del inevitable deterioro del tamaño y la función cerebrales que se produce a medida que envejecemos. Con el paso de los años, nuestro cerebro puede seguir encogiéndose. Pero, si hacemos ejercicio, esta lenta caída parte de una base más alta.

Quizá lo mejor de todo es que el ejercicio más eficaz del estudio fue también relativamente suave. Las personas que dijeron hacer ejercicio moderado, es decir, que podían seguir charlando mientras hacían ejercicio, acabaron teniendo un volumen cerebral algo mayor que los que hacían ejercicio más vigoroso, como correr a toda velocidad.

Pero el número de personas que hacían ejercicio vigoroso era bastante reducido, por lo que las comparaciones resultan sospechosas, según Raji, y su volumen cerebral seguía siendo mayor que el de quienes rara vez o nunca hacían ejercicio.

En general, cualquier tipo de ejercicio, incluso en pequeñas cantidades, es “una muy buena idea” para la salud cerebral, afirma. Raichlen está de acuerdo. “Estudios como este siguen aportando pruebas sólidas de que mover el cuerpo, incluso en pequeñas cantidades, puede repercutir en la salud cerebral, y de que nunca es demasiado pronto, ni demasiado tarde, para empezar”, concluyó.

Sigue la información minuto a minuto en nuestro Telegram Instagram Facebook Twitter ¡La noticia en tus manos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *