Fenavi

Venezuela exportará energía a Brasil desde Hidroeléctrica del Guri La energía que importará la nación amazónica será completamente renovable y proporcionará un ahorro del 50 % en comparación con la generada en Roraima, en el norte brasileño, estado que no está conectado a las redes de transmisión del resto de ese país, pero mantiene conexiones con Venezuela

La empresa energética brasileña Âmbar anunció su decisión de retomar las importaciones de energía desde Venezuela en las próximas semanas, marcando el reinicio de las transacciones que estuvieron suspendidas desde 2019.

En un comunicado, la compañía, perteneciente al grupo J&F, aseguró que la energía importada será completamente renovable y proporcionará un ahorro del 50 % en comparación con la generada en el estado norteño de Roraima. Este estado no está conectado a las redes de transmisión del resto de Brasil, pero mantiene conexiones con Venezuela.

Âmbar cuenta con la autorización para importar hasta 120 MWh de energía, lo que se traducirá en ahorros anuales de 1.000 millones de reales (unos 200 millones de dólares o 188 millones de euros) en las facturas de electricidad de los residentes del estado, según estimaciones de la empresa, recogió Descifrado.

La fuente de esta energía será la Hidroeléctrica de Guri, en Bolívar, una de las mayores centrales de este tipo en el mundo, que satisface gran parte de las necesidades energéticas de Venezuela.

El Ministerio de Minas y Energía de Brasil aclaró que la autorización tiene una duración de tres meses y que una de las condiciones es que la energía importada resulte en una reducción de costos para el estado, que actualmente depende de centrales contaminantes que producen a un costo de 1.700 reales por MWh.

El ministerio también señaló que, aunque Âmbar fue la única empresa en presentar una propuesta para importar energía, esta posibilidad está abierta a otras compañías siempre que cumplan con los requisitos técnicos y financieros.

Esta medida forma parte de la iniciativa del presidente Luiz Inácio Lula da Silva, quien en agosto firmó un decreto para permitir nuevamente las importaciones de energía desde Venezuela. Estas habían sido suspendidas en los primeros meses del gobierno del presidente Jair Bolsonaro, un crítico ferviente del chavismo. En contraste, Lula busca normalizar las relaciones con su homólogo Nicolás Maduro, a quien invitó a Brasil con todos los honores en mayo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *